jueves, 14 de enero de 2010

Se voló el sombrero



Hoy hizo tanto viento que se me volaron las ideas.
Era un viento que me enzarzaba el pelo y me lo arremolinaba
por encima de la cabeza, y luego caía estropajoso y sucio por el
polvillo dichoso. Pero a pesar de todo, fantaseaba pensando que
los rugidos del viento allá fuera eran cómo los silbidos y aullidos
de un dragón que intentaba derribar nuestra casa!

Cristina

4 comentarios:

  1. Quizá calándote más el sombrero, permanezcan las ideas, y así, te sea más fácil vislumbrar a ese dragón!
    Bonito blog ;)

    ResponderEliminar
  2. el viento a veces golpea tan fuerte que ayuda a olvidar.

    ResponderEliminar